Nacional

                                                                                                                                           DICEN POR AHÍ

José Nava Olguin, exsecretario de seguridad pública, será detenido y quien ofrezca información para su captura, será recompensado con un millón de pesos, ésto declaró el mandatario estatal, Miguel Ángel Yunes Linares pero, resulta que bastó un amparo de 3,500.00, sí, tres mil quinientos pesos para no detener al que es sospechoso de desaparecer a muchos veracruzanos. 

Esa es la justicia en un Estado neoliberal, ese Estado que sirve a los dueños del gran capital.

Be Girl: los calzones que terminan con la deserción escolar de niñas en África

Mundo

La menstruación es un verdadero problema para muchas niñas en África por el alto costo de las toallitas higiénicas y por esto, mientras están en "sus días", no van al colegio. Este invento latinoamericano busca solucionarles esto y para lograrlo necesita de nuestra ayuda.

Empoderar a las mujeres a través del diseño era lo que buscaba la diseñadora industrial colombiana Diana Sierra, quien decidió sumarse al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)en busca de una problemática en la que el diseño pudiese ser una solución o al menos un gran aporte.

Así fue como el año 2011, Diana viajó a Uganda, uno de los países con mayor pobreza de África y se dio cuenta de un grave problema que afectaba a las niñas del país y que jamás se le hubiese pasado por la cabeza: para muchas niñas la menstruación era un gran impedimento en la rutina, y dejaban de ir al colegio durante su período menstrual por no tener acceso a toallas higiénicas o productos para el aseo íntimo. Por ejemplo, en una aldea de Uganda, un paquete de toallas higiénicas cuesta unos 75 centavos de dólar, lo que equivale al sueldo de un día entero de trabajo para quien gana el salario mínimo.

Según comentó la diseñadora a la BBC, más del 40% de las niñas de Uganda, dejan la escuela durante sus períodos menstruales por falta de recursos para costear productos que las mantuviesen seguras y cómodas durante el día. Y lo peor, las niñas en cambio utilizan métodos caseros altamente peligrosos para su salud. "La mayoría se meten tela gruesa entre las piernas, incluso paja seca, lo que les produce llagas y ampollas", señala en la nota.

Diana volvió a Nueva Jersey, donde vive, y comenzó a estudiar el tema y notó que esta situación afectaba a gran parte del continente africano (más del 10% de las niñas de África, según la Unicef) y a otras partes del mundo, y que más de 250 millones de adolescentes no podían acceder a productos "de lujo" como las toallas higiénicas.

"Al mes, las niñas pierden entre cuatro y cinco días lectivos, y al año una cuarta parte del curso. Entonces, los padres piensan que la niña no rinde y la sacan de la escuela. Las matrículas son caras, el machismo es brutal y se las llevan a trabajar a la finca", comenta Diana a la BBC.

Así fue como, junto a su amigo ecuatoriano experto en empresas sociales Pablo Freund, decidieron armar y lanzar su marca Be Girl: calzones diseñados con alta tecnología a prueba de menstruación, reutilizables y sustentables, con el objetivo de que la menstruación nunca más fuese motivo para faltar a clases para estas niñas, y para proteger su salud.

Cómo funcionan estos calzones

Diana y Pablo se propusieron imitar las toallas higiénicas. Crearon un prototipo con tela de sombrilla impermeable que evita que la ropa se manche, y un pedazo de mosquitero en forma de bolsillo, donde se le mete una tela absorbente o papel higiénico que se puede intercambiar las veces que quieran.

Luego, y tras darse cuenta que las niñas tampoco tenían ropa interior, decidieron transformar su producto en calzones reutilizables con lycra de primera calidad y diseño moderno, con detalles de encaje en la parte superior y modelos coloridos; todo inspirado en los gustos, medidas y preferencias de las propias niñas de África.

Además, estos calzones están fabricados con un material que permite que se sequen en menos de una hora y que se laven con muy poca agua. Son antialérgicos, elasticados (se adaptan a cualquier tipo de cuerpo) y pueden durar más de un año.

 

El impacto ambiental que tienen los Be Girl

Diana y Paulo hacen un llamado no sólo a las niñas de África, sino a todas las mujeres a utilizar estos calzones, ya que el impacto ambiental de las otras alternativas es tremendo. Según sus cálculos, cada mujer utiliza a lo largo de su vida más de 11.000 productos sanitarios.

Sólo en Estados Unidos, cada año cerca de 20 mil millones de toallas higiénicas, tampones y aplicadores terminan en los vertederos. Se necesitan entre 500 y 800 años para que este tipo de desechos se degrade, y a esto hay que agregarle las envolturas plásticas con las que vienen cubiertas, las que prácticamente jamás se desintegran.

Powered by Bullraider.com
СНПЧ А7 Тюмень, обзоры принтеров и МФУ

ACERCA DE NOSOTROS

MIRA REVISTA

Somos una revista electrónica en línea. 

Todos los derechos reservados. 

Cualquier reproducción de nuestro contenido debe estar autorizada por nuestros representantes.

POLÍTICAS DE NUESTRO SITIO

CONTÁCTANOS

MIRA REVISTA

Periodismo Comprometido 

homeLuxemburgo Nº 30 Xalapa, Veracruz

phone 2281024059

mail  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.